Vamos a hacer ahora una pequeña pausa en la gramática para explicarte un curioso detalle de pronunciación.

En el habla cotidiana de Beijing y otras zonas del norte de China, existe la costumbre de añadir er 儿 al final de algunas palabras. Se trata sólo de una costumbre que, en la mayoría de los casos, no afecta al significado de la palabra, así que usarla o no queda a tu elección. Puedes elegir la forma que te guste más, la que te resulte más fácil o alternarlas según donde te encuentres.

¡RECUERDA!
El sonido er 儿, se llama retroflejo porque al pronunciarlo, la lengua se curva hacia atrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.